Roma al revés.

Es fácil, loco, valiente y cobarde. Es entender el rechazo, entender que te van a hacer daño y que alguna vez vas a tener que sufrir. Es sentir con la yema de los dedos un pulso acelerado por la tentación, apretar un cuerpo hasta convertirse en uno. Es lo que te llega hasta la médula y se te clava en el corazón. Es encontrar en un beso todo aquello que se calla. Es perderte y encontrarte a la vez, y es incluso comparable a lo que sientes al volver a casa después de un largo viaje. Es encontrar en la felicidad de otro tu propia felicidad. Es aquello que te deja en la cuerda floja, al límite entre la cordura y la razón, entre el amor y la locura propiamente dicha. Es, es y es. Eso, es el amor. Y hay que amar hasta que duela.


2 comentarios:

  1. Holita! Me declaro una enamorada del diseño de tu blog, la cabecera y esa forma de acceder a algunas entradas... ♥♥
    Del texto que decir? Me ha encantado. Muchas veces se nos olvida eso de 'es encontrar en la felicidad del otro tu propia felicidad' y vienen los problemas, los egoísmos... Has conseguido una buena 'definición' y has encontrado una nueva lectora.
    Besitos!

    http://sobrenuestrosrestos.blogspot.com.es ♥

    ResponderEliminar
  2. Un texto perfecto, me ha transmitido un montón. Acabo de descubrir tu blog y sin duda me quedo por aquí :) Un besito!

    ResponderEliminar

Ya que has llegado hasta aquí, adelante, deja tu comentario. Seguramente seas capaz de enamorarme con tus palabras. Muchas gracias, espero volverte a ver pronto por aquí :)