Que aparecerías sin avisar, me dijiste, como cuando llueve de repente. Yo siempre he creído que la vida se basa en pequeños momentos que te hacen sonreír como si nunca hubieses llorado. Jamás. Pensé que tú estabas hecha de ese tipo de instantes. Los llevabas contigo a donde fueses. Sonreías, hablabas, también te quedabas callada, a veces rompías a llorar y el mundo se ponía triste. Cuando tú, cualquier cosa, yo era feliz. ¿Cómo acostumbrarse entonces a la soledad sabiendo que estabas en alguna parte? Que bailabas por las calles y la gente al verte se olvidaba durante unos segundos de sus nombres, y sólo querían pedirte el número e invitarte a sus vidas todos los días. A mí al menos me sucedía eso. Si no estabas mis manos te dibujaban sobre la cama, como besando el lugar en el que estarías tumbada a mi lado. Que esperar sea o no triste depende de a quién estés esperando. Y sin saber si vendrás, de alguna forma, existiendo, mi corazón se abriga un poco el vacío. Creo que es suficiente. Por ahora.




Derechos a: Sergio Carrión.

2 comentarios:

  1. Ay, Sergio Carrión me encanta. "¿Cómo acostumbrarse entonces a la soledad sabiendo que estabas en alguna parte?", "que esperar sea o no triste depende de a quién estés esperando". Es precioso desde el principio al final, pero quizás esas sean mis dos partes favoritas. Increíble.

    ResponderEliminar

Ya que has llegado hasta aquí, adelante, deja tu comentario. Seguramente seas capaz de enamorarme con tus palabras. Muchas gracias, espero volverte a ver pronto por aquí :)